Pintoras en el Museo del Prado

Las pintoras en el museo del Prado:mujeres a las que el arte ha relegado a un papel secundario

La escasa presencia de pintoras en el Museo del Prado es evidente. Haced la prueba, ¿cuantos nombres de pintoras famosas, anteriores al siglo XX, recuerdas?. Nos daremos cuenta que no somos capaces de nombrar a casi ninguna, ya que la historia ha omitido a la mujer. Eso mismo pasa en la mayoría de los museos.

En las grandes colecciones históricas no hay muchas mujeres. En el caso del Prado, su propia historia explica la escasez: sus fondos proceden de la Colección Real, de museos desaparecidos como el Museo de la Trinidad y el de Arte Moderno, y de legados y donaciones. Explican de una forma lógica que cuando Velázquez viajaba a Italia a comprar para Felipe IV se trajese obra de los artistas de moda y no de Sofonisba Anguissola. El problema no es que las pintoras sean peores que los pintores, sino que por la propia idiosincrasia del museo no tienen sus obras más importantes.

Vamos a iniciar un recorrido por las pintoras en el museo del Prado para constatar cómo las mujeres han sido, desde el inicio, inspiradoras del arte, pero en pocas ocasiones han podido desarrollar su faceta de artistas o autoras de sus propias obras de arte. Da la impresión de que el rol de las mujeres en el arte se ha limitado al de musas o modelos. Queremos realizar nuestro pequeño homenaje a las mujeres artistas a través de aquéllas que tienen obras en el Museo del Prado, y a las que que no.

El museo tiene cerca de 8.000 pinturas catalogadas; incluye tanto las expuestas, las que se están en los almacenes y las que están cedidas en otros museos.La presencia de pintoras en el Museo del Prado se reduce a cuatro obras de tres pintoras, aunque el museo posee algunas más (de unas 30 artistas diferentes) y que reposan en sus almacenes.

En el Prado figuran 52 mujeres representadas desde el siglo XVI hasta el XX. Cuatro obras de firma femenina están en exposición, las 72 restantes –12 de ellas de autoras contemporáneas– descansan en la trastienda.

Son mujeres que tuvieron éxito en su tiempo. Pero después de su muerte muchas pinturas fueron inicialmente atribuidas a varones y, cuando se verificaba que la autora era una mujer, bajaba mucho el valor económico y simbólico de la obra. Otras muchas permanecieron ocultas tras la figura del padre o del marido realizando obras que luego ellos firmaban.

Pero también las hubo que defendieron con uñas y dientes su talento y lograron imponerse como artistas de éxito en un mundo, el del arte, predominantemente masculino. Y probablemente muchas lo intentaron y fracasaron. Los retratos de mujeres –vestidas, en su mayoría– abundan en el Prado, e incluso algunos nos recuerdan que ellas también fueron poderosas.

¿Cómo devolver la justicia a las mujeres a las que el arte ha relegado a un papel secundario durante siglos?  Creo que actualmente el formato utilizado es programar exposiciones monográficas, como la maravillosa exposición de Rosario Weiss en la Biblioteca Nacional

Rosario Weiss, hija de Isidoro Weiss, y de Leocadia Zorrilla Galarza,  pasó a vivir, junto con su madre y su hermano con Francisco de Goya en la Quinta del Sordo; en 1824, cuando Goya se exilia en Burdeos, se traslada con su madre a vivir de nuevo con él y empieza a tomar lecciones de pintura del maestro. En 1828, tras la muerte de Goya, siguieron viviendo en Burdeos donde asistía a clases de dibujo y pintura y a la escuela gratuita de Pierre Lacour, pintor discípulo de David, donde aprendió a litografiar.

Tras la amnistía de 1832 para los  delitos contra Fernando VII, Rosario, junto a su madre y  hermano, vuelve a Madrid donde se incorpora a las actividades del Liceo Artístico y Literario tras su creación en 1837 y también estuvo ligada a la Academia de Bellas Artes de San Fernando donde participa en exposiciones presentando copias de obras de Murillo, Velázquez  o Goya y donde en 1839 es nombrada académica de mérito. En 1842 accede al puesto de maestra de Dibujo de Isabel II y su hermana la infanta Luisa Fernanda.

Su memoria siempre ha estado ligada a la de Goya, de quien se dice que era hija aunque nunca ha podido documentarse tal relación. Sus obras se encuentran repartidas en diversos museos e instituciones y una buena muestra de sus dibujos se encuentra en la Fundación Lázaro Galdiano de Madrid y en la BNE.

Pintoras expuestas en el Museo del Prado

  • Pintora expuesta en el Prado : SOFONISBA ANGUISSOLA
SofonisbaAnguissola, es una pintora italiana, de Cremona, que es llamada por Felipe II para para ser dama y maestra de pintura de su tercera mujer, la jovencísima Isabel de Valois. Sofonisba pasa 15 años en la corte española y es autora de alguno de los retratos reales más notables de la época. Es bien conocido que las obras de Sofonisba gustaban de forma especial a las personas retratadas y que en su tiempo era solicitada por las principales cortes europeas.
  • La segunda pintora expuesta en el Prado:La Bodegonista Clara Peeters 
Pintora flamenca. Sus obras firmadas más tempranas datan de 1608 y 1609, lo que nos habla de una artista precoz. Sus trabajos de madurez recuerdan los bodegones de la escuela neerlandesa de Haarlem, por lo que se supone su estancia en las provincias holandesas.
Es pintora de bodegones y floreros, se caracteriza por la inclusión de de objetos preciosos, de metal, cristal o cerámica, junto a manjares y flores.
El Museo tiene cuatro obras de Clara Peeters, procedentes de la Colección Real, sólo una de ellas expuesta. Las otras tres duermen la espera en los almacenes del Museo.
  • La tercera pintora expuesta en el Prado: Artemisia Gentileschi
Hija del pintor Orazio Gentileschi, seguía el estilo de Caravaggio, las primeras obras de Artemisia también continuaron en esa línea aunque con un estilo propio, diferente al de su padre. A los diecisiete años firmó su primera obra: Susana y los viejos (1610).
A los diecinueve su padre le puso un maestro, Agostino Tassi, que la violo y maltrato.  Quizás fruto de esa experiencia sea una de sus más famosas obras: Judith decapitando a Holofernes (h1613), en la actualidad en los Uffizi de Florencia, que impresiona por la violencia y la crudeza de la escena.
 Y con esta obra se cierra el elenco de pintoras expuestas en el Museo del Prado lo que nos lleva a concluir, que solamente seis han sido realizadas por mujeres (dos de ellas sin autoría confirmada). Ello vendría a suponer que por cada doscientas obras realizadas por hombres en el Museo, una única obra lo sería por una mujer.

Las pintoras  del Museo del Prado en el almacén

No podemos decir que los almacenes del Prado guarden una cuantiosa obra de mujeres, pero sí que varias de las obras de pintoras que tienen han estado durante tiempo expuestas al público y hoy se encuentran relegadas a la oscuridad del almacén; saliendo algunas de ellas de vez en cuando a cubrir huecos dejados por obras que el Museo cede a otras exposiciones. Vamos a  ver que se esconde en el almacén.
LUCÍA ANGUISSOLA.- Se trata de la segunda de las cinco hermanas de Sofonisba, todas ellas artistas que siguieron la estela de la hermana mayor y alguna de ellas dejó, como en este caso, algunas obras notablesSu muerte prematura, a decir de la especialista Maria Kusche, nos privó de una pintora prometedora, tan buena al menos como lo fue su hermana.

ROSA BONHEUR.- Pintora, escultora e ilustradora francesa, hija y hermana de artistas. Se especializó en pintura de animales, de los que realizó innumerables estudios y bocetos. En 1848 obtuvo la medalla de oro en el Salón Oficial de París y en 1855 presentó el que sería su gran lanzamiento, la “Feria de caballos” que le dio fama internacional.Fue la primera mujer que recibió la Legión de Honor, en 1865.

MARGARITA CAFFI.- Pintora barroca italiana especializada en la pintura de bodegones de flores y frutas. Firma alguna obra como vicenzina. Trabajó para los grandes duques de Toscana, los archiduques del Tirol y la corte española, donde era muy estimada como demuestran las continuas menciones y las numerosas obras conservadas en museos y colecciones españolas, como la Academia de BBAA de San Fernando, el Palacio de la Granja de San Ildefonso o el Museo del Prado.Desarrolla un estilo propio, de pincelada ligera y toques luminosos sobre sombras en la realización de sus ricos floreros. En Milán creó una escuela de naturalezas muertas. De las cuatro obras con que cuenta el Prado, dos se encuentran en el almacén.
ANGÉLICA KAUFFMANN.- Pintora austriaca. Comenzó a pintar muy joven, colaborando en la decoración mural de iglesias con su padre, Joseph J. Kauffmann. Con quince años ya realizaba retratos de forma independiente y en 1762 viaja a Florencia, donde entra en contacto con las corrientes neoclásicas. De allí se traslada a Roma, donde coincide con personalidades del mundo del arte, como Winckelmann, Batoni o Piranesi. En 1765 fue nombrada miembro de la Academia de San Lucas. Posteriormente se desplazó a Venecia, donde estudió la obra de Tiziano. Entre 1766 y 1781 residió en Londres, donde conoció a Joshua Reynolds, con el que participó en la fundación de la Royal Academy of Art. Kauffmann alcanzó gran renombre con sus retratos alegóricos, en los que caracterizaba a sus modelos como personajes históricos o mitológicos.
LOUISSE DE LINIERS.- Pintora francesa. Fue alumna de J. L. Brown y de Barcias, especializándose en la pintura de bodegones y animales. Expuso en el Salón de París desde 1889 y obtuvo medalla de plata en 1921. Las dos pinturas que guarda el Museo del Prado fueron donadas por la marquesa viuda de Cabriñana en 1894.
TERESA MADASÚ Y CELESTINO.- Pintora, dibujante y litógrafa. Hija de Antonio Madasú y Tomás. Se educó y realizó sus primeros dibujos, aunque a pesar de su buena predisposición la familia no tenía medios para proporcionarle un profesor de dibujo. En 1871 el Sr. Madasú quedó cesante, trasladándose a Madrid, donde Teresa y sus tres hermanas se dedicaron a la costura para ayudar a la frágil economía familiar. En 1873 recibe su primer encargo de dibujante para una obra sobre antigüedades artísticas que editaba José Gil Dorregaray. 
Cuando en el Conservatorio de Artes se abre una cátedra pública de dibujo para señoritas, bajo la dirección del profesor don José VallejoTeresa asiste a las clases y realiza una serie de 22 dibujos ganando con ellos diversos premios y su publicación por el Ministerio de Fomento. Ello le anima a matricularse en la Escuela Especial de Pintura de Madrid al tiempo que seguía realizando copias de objetos del Museo Arqueológico, para ilustrar diferentes publicaciones como La Ilustración Católica (5.5.1878) donde publican su dibujo de la escultura El mendigo Lázaro de Alcoverro. El Museo del Prado conserva una única obra de esta pintora que es la copia del retrato del político y escritor Melchor-Rafael de Macanaz y Montesinos, Fiscal General en la corte de Felipe V y Ministro Plenipotenciario con Fernando VI; que sostiene un plano con la reforma urbana de la ciudad de Xátiva (Valencia), llamada San Felipe en el siglo XVIII.

MARIETTA ROBUSTI “LA TINTORETTA”.- Hija de Jacopo Robusti y por ello también conocida como ‘La Tintoretta”, aprendió a pintar en el taller de su padre. Carlo Ridolfi, biógrafo del pintor, cuenta que a pesar de ser ilegítima era su hija preferida y acompañaba a todas partes a su padre, vestida de chico. Lamentablemente nunca fue reconocida su obra en vida. En el Museo del Prado se conservan tres retratos de dama*, uno de los cuales podría ser un autorretrato. Marietta nunca recibió encargos públicos que le permitieran demostrar sus dotes de artista. Se especializó en pinturas de pequeño formato, principalmente retratos de uso privado. Muy pocas obras pueden serle atribuidas con seguridad.

CATARINA YKENS.-  Pintora flamenca. Sigue la vocación pictórica familiar, ya que es hija de Jan Ykens y sobrina del bodegonista Frans Ykens, quien a su vez era sobrino de Osias Beert I. Su nombre aparece registrado en la corporación de San Lucas en 1687. Cultivó la pintura de naturaleza muerta, principalmente la de flores, género entonces considerado menor. Su obra conocida es escasa. Durante décadas, en los sucesivos catálogos del Museo, figuraron dos obras de Catarina Ykens que en la actualidad se atribuyen a Daniel Seghers. En su lugar hoy se registran otras dos obras de esta autora, una de las cuales se encuentra en el almacén y otra forma parte del Prado disperso.

Destacar que parte de la información para esta entrada para el blog esta sacada de una  primera relación de Mujeres artistas en el Museo del Prado realizada por la Asociación de Mujeres en las Artes Visuales MAV.

Cuanto más sabes de arte más te das cuenta que la vida y la historia ha ninguneado a las mujeres artistas, igual o más que en la vida cotidiana.

¡Feliz dia de la mujer 2018!

Autora:

Crea un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.