Exposición de Zuloaga en el París de la Belle Epoque 1889-1914

La obra de Ignacio Zuloaga (Éibar, España, 1870–1945,) es objeto de una nueva interpretación en esta muestra que incide sobre todo en la base de que su producción artística combina un profundo sentido de la tradición con una visión moderna y ligada al simbolismo en sus años parisinos.

En esta exposición de Zuloaga en Paris de la Belle 1889-1914  hay que dejar un poco de lado la figura que fue referente para los intelectuales de la Generación del 98, y hay  que entenderla y situarla en el contexto del París cosmopolita en el que el pintor vivió.

La historia del arte en España ha considerado la obra de Zuloaga bajo la óptica de lo que se conoce como “La España Negra”. Por contraste, la figura del pintor en el extranjero fue considerada fundamental en la evolución del discurso artístico que llevaría a la modernidad.

El pintor participa activamente de este París de fin de siglo. Al poco de llegar, entra en contacto con Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec, Edgar Degas o Jacques-Émile Blanche y presenta sus obras en los principales salones y galerías parisinos. Asimismo, su obra refleja la influencia de algunos de los movimientos artísticos de moda, como el simbolismo.

La experiencia parisina de Zuloaga es fundamental para entender su obra, pues su pintura, a medio camino entre la cultura francesa y la española, excede con mucho los límites que la historiografía tradicional del arte ha establecido, asociando Zuloaga a la generación del 98 y por lo tanto a la conocida como “España negra”, una España de la tragedia, de lo hondo e incomprensible. No obstante, críticos como Charles Morice o Arsène Alexandre, poetas como Rainer Maria Rilke, y artistas como Émile Bernard o Auguste Rodin consideraron la obra del pintor vasco como un referente para el arte moderno.

Fue en este París brillante y dinámico, el anterior a la contienda, centro del gusto artístico y literario, en el que Zuloaga brilló con luz propia, en un camino paralelo y comparable al de muchos de los mejores artistas del momento. Estos años tendrán su punto y final en 1914, no tanto por la trayectoria del propio Zuloaga, que una vez encontrada su propia voz y su lugar en el escenario internacional, seguirá trabajando dentro de unos mismos planteamientos, sino porque el París y la Europa, de antes y de después de la Gran Guerra serán completamente distintos.

La exposición es en la Sala Fundación MAPFRE Recoletos y cuenta con el apoyo excepcional del Musée d’Orsay.

Más de 90 obras nos ilustran la obra de Zuloaga durante su extensa vida en el París del cambio de siglo, acompañadas de obras de algunos de los artistas que tanto influyeron en su obra, como Picasso, Sargent, Émile Bernard o Rodin, entre otros.

Ya podéis disfrutar de esta exposición con una visita guiada que realizaremos en La fisgona.

Información práctica

  • Fecha de inicio: 28/09/2017
  • Fecha de fin: 07/01/2018
  • Precio: 3 €
  • Localización:  Fundación Mapfre. Recoletos. Paseo de Recoletos 23, 28004 Madrid.

Autora:

Crea un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.