Poetas del cuerpo. La danza de la Edad de Plata

La exposición Poetas del cuerpo. La danza de la Edad de Plata tiene como objetivo arrojar luz sobre este aspecto aún poco conocido de nuestra historia cultural más reciente y, a su vez, más brillante desde el punto de vista artístico. Para ello se presentan los resultados de investigaciones científicas pormenorizadas que buscan ofrecer nuevos datos y lecturas acerca de las obras y sus protagonistas, además de visibilizar aspectos hasta el momento menos conocidos e infravalorados. Así, en el catálogo se reúnen más de una docena de estudios de especialistas que atienden a las diversas disciplinas que se desarrollaron con fuerza en aquellos años: danza clásica o académica, danza moderna y danza española en sus distintas formas. A su vez se reproducen obras y materiales documentales presentes en la exposición —muchos de ellos inéditos o poco conocidos—, con el fin de completar una monografía que suponga una significativa aportación a este ámbito cultural, en cuyo conocimiento, sin duda, hay que continuar profundizando.

Independiente de la palabra, efímera e indisociable del cuerpo, la danza se expresa a través de su propio lenguaje. Los poetas del 27 repararon en aquella paradoja de quien persigue la eternidad a través de lo transitorio: «artes mágicas del vuelo», las denominaría José Bergamín parafraseando a Lope de Vega, artes «sin huella o trazo literal que señalen su ruta para repetirse». Y, sin embargo, la danza se ha rebelado contra esa cualidad inherente de lo efímero, tratando de traducirse, de escribirse, en definitiva, de dejar huella.

Esta exposición busca recuperar las aportaciones de los coreógrafos e intérpretes de las primeras décadas del siglo XX en España, en el contexto del complejo panorama cultural de la Edad de Plata. Elevada al mismo nivel que la literatura, la música y las artes visuales, se ofrece así una perspectiva diversa de la danza, abierta a las distintas corrientes e influencias. La exposición refleja cómo la herencia del siglo anterior, sumada a la recuperación de una rica cultura popular, fue permeable a la llegada de la modernidad y la vanguardia en sus distintas formas. Y cómo el escenario se convirtió así en un espacio de encuentro para bailarines, músicos, poetas, pintores y diseñadores, que difundió sus sinergias artísticas con una proyección internacional nunca antes alcanzada.

Autora:

Crea un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.