Norman Foster. Futuros comunes

La exposición Norman Foster. Futuros comunes tiene como objetivo acercar la obra del arquitecto y su visión del futuro a un público amplio, al mismo tiempo que mostrar sus fuentes de inspiración. La muestra se centra en las continuidades en el trabajo de Foster y confirma cómo el futuro y el pasado pueden inspirar el presente.

Desde sus primeras obras, hace más de medio siglo, la arquitectura de Norman Foster ha procurado utilizar el conocimiento técnico para prefigurar el futuro y para superar barreras físicas o sociales. Inspirándose tanto en las construcciones históricas como en los avances científicos, sus proyectos reconcilian tradición y modernidad, inteligencia urbana y capacidad transformadora, excelencia estética e innovación tecnológica.

Coincidiendo con la presentación pública de su fundación en Madrid, se documentan doce proyectos recientes que dialogan con otras tantas propuestas pertenecientes a varias décadas anteriores, para subrayar la continuidad de sus inquietudes y poner de manifiesto la variedad de sus intereses.

Foster: Pasado y futuro

De las intervenciones en edificios patrimoniales a los proyectos de habitáculos en la Luna, la obra de Foster recupera la memoria del pasado y anticipa las necesidades del futuro sin dejar de estar sólidamente arraigada en las demandas y urgencias del presente. Las propuestas de Foster, tanto para los nuevos espacios de trabajo o la cultura, la atención a los pacientes de cáncer o a las poblaciones carentes de infraestructuras como para desarrollos urbanos sostenibles o rutas elevadas para ciclistas, estimulan el empeño por hacer nuestras ciudades más habitables. Todo ello bajo el signo de la sensibilidad social, de la apertura al cambio y de la innovación.

A través de doce secciones expositivas se repasan las ideas de Norman Foster sobre diferentes temas de interés social, siguiendo un itinerario que comienza con la reflexión sobre el pasado y termina con el futuro pasando por la cultura, el trabajo, el bienestar o la sostenibilidad. Cada sección presenta un proyecto reciente junto a otro de su primera etapa, evidenciando la continuidad de estos rasgos en su arquitectura, orientada siempre a la prefiguración de un futuro común.

Doce diálogos. Doce posibles futuros

El futuro del pasado y del patrimonio se ilustra relacionando su cuidadosa extensión de las míticas bodegas Château Margaux con sus primeros dibujos de arquitectura vernácula cuando todavía era estudiante, y comparando su actual proyecto para la ampliación del Museo del Prado con el Carré d’Art que completó hace un cuarto de siglo en Nîmes. Por su parte, los futuros de la forma y la función arquitectónica vinculan la reciente sede de la compañía Bloomberg en la City londinense con la que construyó para Willis Faber & Dumas hace cuarenta años, y la nueva Casa de Gobierno en Buenos Aires con el renovador Sainsbury Centre, que en su día transformó la percepción de los espacios del arte.

Tanto el futuro del trabajo como el futuro del bienestar dan lugar a mostrar en paralelo la emblemática sede construida para Apple en California con el pionero proyecto para Olsen en los muelles de Londres, y el acogedor Maggie’s Centre para pacientes oncológicos con la escuela de Hackney para niños que necesitan cuidados especiales. En Foster la voluntad de atender a las necesidades contemporáneas se une al refinamiento técnico, y tanto el futuro de la construcción como el de la tecnología se exploran vinculando el titánico proyecto para el aeropuerto de México con el Climatroffice -la visionaria propuesta que realizó con Buckminster Fuller- y el sostenible Droneport con la elementalidad geodésica de su Casa autónoma.

La ciudad y el territorio exigen pensar de nuevo el futuro de la movilidad y el de la sostenibilidad, una tarea que aquí se enseña poniendo en relación el estimulante proyecto urbano del SkyCycle con el popular Metro de Bilbao, y la ‘carbon neutral’ ciudad de Masdar con el precursor plan territorial ecológico de La Gomera. Por último, el futuro de las redes que enhebran el planeta e incluso de la expansión de la humanidad fuera del mismo dan lugar a mostrar juntos el colosal proyecto del Thames Hub con la barcelonesa Torre de Collserola, y la base lunar para la Agencia Espacial Europea, construida con robots y tecnología 3D, con la primera realización del arquitecto, un minúsculo refugio en forma de cabina de avión, el Cockpit.

Proyectos en curso: rehabilitación del Salón de Reinos 

La fisgona ha visitado esta exposición y nos resulto muy interesante ya que pudimos conocer en detalle cómo será la rehabilitación del Salón de Reinos con la que Foster dotará al Museo del Prado de nuevos espacios expositivos. Con el propósito claro de acercar la ciudad al museo y el museo a la ciudad, eliminará la fachada sur y la cubierta, añadidos al palacio durante el s. XIX, para levantar un atrio de triple altura y una sala multifuncional, en el último nivel, que ocupará al completo el ancho del edificio.

La nueva cubierta que sustituya a la anterior modulará la luz natural entrante (y en el camino, la artificial) y también la climatización del interior: se instalarán paneles fotovoltaicos para captar energía solar. Pero lo más destacado será el gran pórtico de bronce, emblema de su afán de accesibilidad y apertura, que enmarcará la fachada sur.

La exposición ‘Norman Foster. Futuros comunes’ podrá visitarse en la tercera planta de Espacio Fundación Telefónica, del 6 de octubre de 2017 hasta el 4 de febrero de 2018.

  • ¿Dónde? Espacio Fundación Telefónica, C/ Fuencarral, 3, Madrid
  • ¿Cuándo? Del 6 de octubre al 4 de febrero 2018
  • Precio: Gratuito. Posibilidad de visitas guiadas

Crea un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.