Museo Lázaro Galdiano: riqueza y variedad de obras

En el museo Lázaro Galdiano lo primero que nos llama la atención es su magnifica colección de pintura, con lienzos de grandes maestros de la historia del arte.

El museo Lázaro Galdiano recoge las obras de arte reunidas por José Lázaro Galdiano, un entusiasta coleccionista. La colección está compuesta por más de 12.600 piezas de pintura, escultura, platería, joyas, esmaltes, marfiles, tejidos, armas…, desde el siglo VI a.C. hasta principios del XX. En la pinacoteca se hallan representadas las diferentes escuelas europeas, con obras de El Bosco, Cranach, Reynolds, Constable, entre otros, si bien el núcleo principal corresponde a la sección española que incluye tablas góticas y renacentistas, así como obras de El Greco, Ribera, Zurbarán, Velázquez, Murillo, Carreño…, y un importante conjunto de cuadros de Goya.

 Fundación y Museo

El Museo Lázaro Galdiano fue fundado y abierto al público el 27 de enero de 1951 una vez que todos sus fondos habían sido inventariados por Emilio Camps Cazorla. Se cumplía así el deseo de su dueño, Don José, quien dispuso que, a su muerte, todas sus colecciones pasaran a manos del Estado para que estuvieran a disposición de investigadores y para que acercaran la cultura al pueblo, uno de los objetivos por los que siempre trabajó. El lugar no podía ser otro que su propia casa, el Palacio de “Parque Florido”. Su primer director, Don José Camón Aznar, quien, con la colaboración del arquitecto Fernando Chueca Goitia, se encargó de reformar el conjunto palaciego, creó un espacio ejemplar para la época. Quería  mostrar las colecciones siguiendo una serie de criterios museográficos, históricos, cronológicos y estéticos.

Posteriormente debido a las necesidades de reforma y mejora del edificio volvieron a realizar obras realizando una total renovación del museo y se abrió al publico en 2004.En la actualidad, la fundación gestiona no sólo el museo, sino también la Biblioteca, el Archivo, y el Gabinete de Estampas y Dibujos, y edita, además de otras publicaciones, la revista de arte “Goya”.

En lo que concierne al museo, éste expone un total de casi cinco mil piezas repartidas en las cuatro plantas del palacio. La planta baja se corresponde con la antigua zona de servicio; en ella, el visitante podrá acercarse a la figura de Don José Lázaro Galdiano en sus facetas de coleccionista, bibliófilo y editor, así como ver la llamada Cámara del Tesoro.

Espacios del museo Lázaro Galdiano

La planta primera es la planta noble del palacio; aquí se ha conservado de manera íntegra la decoración y la distribución, además de los techos pintados por el artista Eugenio Lucas Villamil, y, en ella, se hará un recorrido por el arte español desde el siglo XV al XIX.

La planta segunda era la zona privada del palacio, en sus salas, se exhibe una selección de obras, tanto de pinturas como de otros objetos decorativos, de las escuelas europeas, como la flamenca, holandesa, italiana, francesa e inglesa; también se ha dedicado un espacio a una de las mejores colecciones de miniaturas que existe en Europa. Por último, la planta tercera acoge el llamado “Gabinete del coleccionista”, donde se muestran otros tipos de colecciones no incluidas en el resto del museo, como armas, monedas, medallas, etc., a través de vitrinas y cajones que invitan a ser abiertos por el público para descubrir en ellos más piezas además de las que ya hay expuestas a simple vista.

El Palacio de “Parque Florido”

Los orígenes de este conjunto palaciego los encontramos a finales del año 1903, cuando Don José Lázaro Galdiano encarga al arquitecto José Urioste el proyecto de su nueva casa familiar, el Palacio de “Parque Florido”, así llamado en honor de su esposa, Doña Paula Florido y Toledo. La novedad de este estilo, su tendencia comprometida y el ser una alternativa a las formas afrancesadas de entonces hicieron que Lázaro Galdiano quisiera que su futuro palacio siguiera este mismo modelo.

En 1908, el palacio sería terminado por Francisco Borrás, siendo el resultado un edificio de “estilo Renacimiento muy sobrio”, según palabras de su propietario.La decoración interior corrió a cargo de varios artistas: el escultor Manuel Castaños hizo la ornamentación de las cornisas y las sobrepuertas de los salones; Juan Vancell se encargó del pórtico de la fachada principal; y Eugenio Lucas Villamil pintó los techos de las dependencias más importantes, pinturas que veremos más detalladamente a lo largo del recorrido de la Planta Primera.

El jardín del museo

En el año 1906, Lázaro Galdiano pide a Francisco Borrás que, además de encargarse del palacio, construya separado de éste y a un lado del jardín un pabellón en el que instalaría las oficinas, la administración y el almacén de la editorial y la revista “La España Moderna”, ambas fundadas y dirigidas por el propio Lázaro.

El resultado fue un sencillo edificio clasicista. En la reforma llevada a cabo por Chueca Goitia fue muy transformado, de modo que del original sólo queda parte de la fachada que da al jardín. En la actualidad, es conocido como Edificio de “La España Moderna” y alberga las dependencias de la fundación, un auditorio, una sala de exposiciones temporales, las instalaciones de la Biblioteca y el Archivo, y las oficinas de la revista de arte “Goya”. A finales de los años 90, el inmueble fue rehabilitado de la mano de Alberto Ballarín y Rafael Fernández del Amo.

Ambos edificios se encuentra rodeados por un maravilloso jardín que responde a una “repetición formal de los principios” recogidos en los “tratados de jardinería de finales del siglo XIX”. Lo extraordinario de este espacio no es sólo su belleza, sino también el hecho de haber conseguido sobrevivir a lo largo de los años, siendo así uno de los pocos conjuntos de palacio-jardín de este tipo que se conservan en Madrid. Pasear por estos jardines es hacerlo también por parte de la colección de Lázaro Galdiano, pues en él se disponen varios bustos de emperadores y una estatua de Galatea.

Autora:

Crea un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.