Exposición Tamara de Lempicka, todo glamour

Magnifica exposición con una retrospectiva dedicada a la figura de Tamara de Lempicka. Comisariado por la experta Gioia Mori —quien ha dedicado una década al estudio de la artista polaca—, este proyecto expositivo recorre la trayectoria de la “Reina del Art Decó”. La labor de la comisaria ha contribuido a arrojar luz sobre la gran dimensión artística de Lempicka y a reconstruir los aspectos más desconocidos de su biografía.

La retrospectiva, que incluye en torno a 200 piezas procedentes de más de 40 colecciones privadas, museos y prestatarios, podrá visitarse en Madrid hasta el 24 de febrero de 2019.

Tamara de Lempicka (Polonia, 1898 – México, 1980) desarrolló un estilo característico de la época, marcada por la estética de los años 20 con sus motivos geométricos, colores brillantes y formas rotundas. El art decó, un estilo clásico, simétrico y rectilíneo que alcanzó su mayor apogeo entre 1925 y 1935, hundía sus raíces en movimientos anteriores como el cubismo y el futurismo, así como la influencia de la Bauhaus.

Tamara de Lempicka fue una de sus representantes más destacadas en el ámbito de las artes plásticas, para las que planteó toda una revolución. “Entre cientos de pinturas, reconocerías las mías”, afirmaba la artista, “mi objetivo era: no copiar, crear un nuevo estilo… con colores luminosos y brillantes, recuperando a la elegancia a través mis modelos”. Esta será la primera exposición retrospectiva dedicada a Lempicka en Madrid

Tamara de Lempicka

Llevó una vida llena de incógnitas porque le gustaba mentir sobre su edad, sus orígenes, incluso sobre su hija, que con frecuencia la presentaba como su hermana pequeña. Ambigua, obsesiva, bisexual, noctámbula feroz e irresistible icono pop, así era la pintora ruso-polaca.

Creó un estilo único de formas rotundas, con motivos geométricos y colores vibrantes. Mostró la elegancia, la sofisticación y la alocada modernidad de los años veinte. Y para ello se basaba en su propia experiencia, ya que le encantaban las fiestas y la vida de excesos de la alta burguesía.

Solia decir “Entre cien cuadros, podrías reconocer el mío”. Y es cierto, Tamara de Lempicka logró crear un estilo único al tiempo que reinaba en las más alocadas fiestas del París y Nueva York de entreguerras. Y es que su vida fue tan intensa y glamurosa como su obra, exponente del Art Dèco.

Lo cierto es que llegó a París con su familia en 1918 huyendo de la Revolución Rusa y empezó a pintar como forma de supervivencia cuando el dinero comenzó a escasear. Sus elegantes y modernos retratos enseguida tomaron fama entre la alta sociedad parisina, todos querían ser inmortalizados por Tamara de Lempicka.

Obras más reconocidas

El inicio de la Segunda Guerra Mundial la llevó a trasladarse a América. Nueva York la recibió con los brazos abiertos y enseguida empezó a exponer en las mejores galerías de arte. Hollywood adoraba su glamour y sus grandes fiestas. Una fascinación que aún continua en artistas como Madonna. ¿Recordáis el videoclip de Open your heart? Abría con una reproducción gigante de ‘Andrómeda’ de Tamara de Lempicka. La moda también la adora y ha inspirado numerosos editoriales de las más prestigiosas revistas.

  • Autorretrato en Bugatti Verde. Inspirado en la trágica muerte de la bailarina Isadora Duncan, que falleció al engancharse su fular en las ruedas del coche.
  • Andrómeda. Con una reproducción gigante de este cuadro Madonna abría su videoclip Open your heart.
  • Retrato de miss Poum Rachou.Su hija Marie Christine, a la que cariñosamente llamaba Kizette, fue una de sus recurrentes modelos.
  • Muchacha con guantes.Una de sus mujeres sofisticadas y etéreas que transmiten todo el lujo de la alta sociedad de entreguerras.
  • Mujeres bañándose. Uno de sus famosos desnudos llenos de erotismo y sensualidad.

Animate a disfrutar esta exposición con nosotras y compra tu entrada

Crea un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.